Bonarda, un vino amigable.

Para seguir conociendo las variedades que encontramos en las vinotecas, hablemos de la cepa tinta Bonarda, que llegó a nuestro país con los inmigrantes. Siempre se usó en los vinos argentinos para producir grandes volúmenes; muchos de los vinos cuyas etiquetas decían “Borgoña” eran corte de Bonarda y Malbec. Necesita un clima templado, con mucho sol sobre el racimo. En nuestro país se adaptó perfectamente y los cultivos se extendían cada vez más. En 1936 ya se contaban 6.000 hectáreas, y en 2001 llegó a convertirse en la segunda variedad tinta en extensión, sólo superada por la Malbec. En Cuyo se la conocía como Barbera, Barbera Bonarda o Bonarda.
En los últimos años, prestigiosos enólogos posicionaron esta uva en la alta gama, rescatando sus atributos y Leer más de esta entrada

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: